Presentación

En febrero de 2010, el Centro Cultural de España de Costa Rica invitó al investigador y profesor Lázaro I. Rodríguez Oliva a impartir el Seminario “Políticas Culturales, investigación e innovación para el desarrollo: recursos teóricos y herramientas prácticas”. Como consecuencia de este espacio de discusión, surge la iniciativa de realizar el Taller “Políticas culturales, Desarrollo Humano y Cooperación: innovación desde la investigación en Costa Rica” (San José, 16 de marzo de 2010), donde se construyó una Agenda de reflexión/investigación/debate en políticas culturales en Costa Rica. Algunos de los participantes en estas acciones de docencia y de construcción colectiva, convenimos la necesidad de dar seguimiento al trabajo realizado mediante la generación de instrumentos y de espacios que permitieran potenciar la Agenda elaborada, como un documento primario, altamente inclusivo y susceptible de desarrollo mediante el debate y la práctica. Con este propósito, nace la Plataforma de estudio, investigación y reflexión de políticas culturales.



La razón de ser de esta Plataforma está orientada al estudio, la investigación y la reflexión crítica de las políticas culturales, desde un enfoque que enfatiza la capacidad de proposición para la acción. Esta instancia se perfila así, como una iniciativa de la sociedad civil con un perfil reflexivo, colaborativo y propositivo, que incluye la construcción de un saber colectivo en conjunto con los actores sociales que conforman el campo cultural. La visión estratégica de esta plataforma perfila la construcción de una política pública de cultura sustantivamente participativa, cuya agenda de trabajo y sus operaciones se delinean desde una voluntad de diálogo con los diversos actores e instancias involucrados en el ámbito cultural.

De acuerdo con este propósito, se planteó como tarea prioritaria la necesidad de suscitar un espacio que identifique los desafíos que el entorno actual costarricense plantea en materia de estudio, investigación y reflexión de políticas culturales, en un marco de diálogo con los distintos actores e instancias involucrados en el ámbito cultural. De esta necesidad se desprendió la propuesta de Jornadas de reflexión sobre los desafíos de la agenda político-cultural costarricense.

Justificación

Durante los últimos años, Costa Rica ha atravesado un proceso de transformación amplio y complejo en materia política, económica, cultural y social. Esta reconfiguración ha visibilizado la existencia de un conjunto de necesidades y de desafíos inéditos, que entre otras cosas, reclaman un ejercicio de generación de respuestas que pasa por el ensayo de nuevas formas de comprensión y de ejercicio del quehacer político.

Este fenómeno es especialmente visible en el escenario cultural. La innovación de la institucionalidad cultural, sus discursos y prácticas, se torna un imperativo al que difícilmente podrá renunciarse cuando relacionamos las políticas culturales con la cuestión del desarrollo, y con la garantía y promoción de derechos culturales, entre otros. El campo cultural se ha transformado sensiblemente mediante una revisión progresiva de los paradigmas desde los que se ha gestionado la cultura, lo que ha sido acompañado por un fenómeno de visibilización de la diversidad de voces y de actores implicados en los procesos de carácter cultural, así como por una tendencia pujante hacia la organización de los mismos para la satisfacción de agendas de acción puntuales. Así, en el contexto actual, el ejercicio político en materia cultural se visualiza como un territorio polifacético, atomizado de acuerdo con motivaciones y criterios de diverso orden: geográficos, gremiales, generacionales, sectoriales, etc.; y conformado por agendas de acción que hasta la fecha han actuado desarticuladamente.

Estas circunstancias ofrecen un universo de oportunidades vasto y rico desde el punto de vista político, en la medida en que visibiliza la cultura como un ámbito que involucra actores y acciones con capacidad de organización, de movilización y de incidencia política. Construir lo público desde recursos culturales se torna un desafío democrático sin precedentes por la diversidad cultural que se muestra hoy desde un espectro amplio con formatos sociales inéditos. Este panorama vuelve pertinente un proceso que apunte hacia la identificación y el reconocimiento de las agendas de esta diversidad de actores, con el fin último de propiciar su articulación en una gran agenda político-cultural inclusiva, y construida de forma participativa. Las Jornadas de reflexión sobre los desafíos de la agenda político-cultural costarricense se proponen así como un primer paso en esta vía.

Esta actividad se vislumbra como un espacio de reconocimiento y de reflexión sobre las agendas políticas existentes en materia cultural, desde la perspectiva de las organizaciones de la sociedad civil, el sector privado y el sector gubernamental. Su formato se plantea bajo la figura de mesas de discusión orientadas a visibilizar la diversidad de agendas existentes, los desafíos que las mismas plantean, y sus posibilidades de articulación en una gran agenda política cultural costarricense.

Objetivo general
• Reflexionar sobre los desafíos de la agenda política cultural costarricense, desde la perspectiva de una ecología constructiva de las propuestas sectoriales e intersectoriales, de organizaciones de la sociedad civil, el sector privado, el sector gubernamental y la cooperación internacional.

Objetivos específicos
• Identificar las agendas políticas de las organizaciones de la sociedad civil, el sector privado y el sector gubernamental del sector cultura.
• Debatir acerca de los espacios y mecanismos de participación y las limitaciones existentes para la formulación de políticas culturales capaces de articular las agendas políticas de las organizaciones de la sociedad civil, el sector privado y el sector gubernamental del sector cultura.
• Precisar una agenda político-cultural costarricense de forma participativa y con perfil incluyente.

Metodología

Las jornadas de trabajo involucraron a actores e instancias del sector cultura, entre ellos, creadores, investigadores, empresarios, cooperantes, organismos no gubernamentales, gestores y promotores culturales, y similares. El criterio de definición y selección de estas personas se basó en los aportes que en materia político-cultural han generado o están generando estos actores, de manera que su denominador común es su participación activa en líneas de trabajo que tienen una incidencia política tangible, o que se han dado a la tarea de analizar la situación político-cultural costarricense. Partimos del reconocimiento que esta muestra no agotará el rico escenario cultural costarricense; sin embargo, la cantidad de participantes se fundamenta en la operatividad del debate, de modo que pueda resultar fructífero. Se habilitarán espacios colaterales de participación y seguimiento.

La dinámica de las jornadas se basó en una metodología participativa. Mediante el trabajo en grupos y dinámicas de construcción colectiva, se buscó valorar la situación actual del campo político-cultural costarricense, así como identificar el rol que la sociedad civil podría asumir en un proceso de concertación para la construcción de políticas públicas de cultura en Costa Rica. Se busca que de este trabajo de reflexión y de construcción conjunta deriven insumos puntuales para la construcción de una agenda político-cultural costarricense con perfil incluyente.

Las conclusiones más significativas de estas Jornadas de trabajo, se discutieron en foro abierto con el Ministro de Cultura y Juventud.

Las conclusiones más relevantes sobre este evento a continuación:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

top